tiempo

¿Tú cuánto tiempo ganas al año?

Si ves que no vas a tener tiempo para leer este artículo, sin duda eres uno de los miles de pobres en tiempo que pueblan nuestra sociedad. Quizá ganes mucha pasta pero al final piensa qué sentido tiene hacerlo si no dispones de tiempo suficiente para disfrutarla.

Vivimos en una época acelerada y convulsa, tanto que yo comencé a escribir este post el 26 de diciembre de 2011 y en las postrimerías de octubre del 2012 me propongo  terminarlo de una puñetera vez. Todo se lo debo a mi buen amigo Javier Villalba, éste sí, escritor constante, brillante y versado y que me da una envidia terrible cuando me llega con puntualidad suiza el correo con un nuevo post de su blog, que por cierto recomiendo porque lo vale.

Y es que no tenemos tiempo para nada….provechoso, se entiende!!! o mejor dicho, es que no somos capaces de utilizar la inteligencia de la que hemos sido dotados, para conseguirlo. Y me refiero a tiempo de calidad, de ese que disfrutas en compañía de tus hijos, sobretodo cuando son pequeños, porque crecen a un ritmo frenético y cuando te quieres dar cuenta te has perdido una parte muy apetecible de sus vidas.

Tiempo para estar con tu pareja, esa con la que decidiste pasar el resto de tu vida pero que empieza a tener más relación contigo por whatsapp que en persona.

Tiempo para disfrutar de los amigos, de tu afición preferida, de una buena lectura, tiempo para escribir en el blog, para hacer el amor con tiempo, para pasear por el campo con tus perros, para no hacer nada,…..

Y es que este sistema económico que tenemos arrastra todo lo que pilla a su paso, entre otras cosas, los ritmos y tiempos laborales. Hay que trabajar chorrocientasmil horas porque hay que dar tanto servicio como los chinos y además ser más que tu competidor en todo y así nos va. Horarios laborales que lo ocupan todo y que absorben todas nuestras energías y que te dejan con ganas de nada.

Y te preguntarás ¿qué puedo hacer para cambiar esto?

Pues yo creo que hay que empezar por hacer un inventario de las cosas (materiales, of course) que realmente necesitamos y cuáles no, porque me temo que al final, son éstas y nuestra necesidad (impuesta a través del sutil marketing) de tenerlas, las que hacen que nos metamos en una espiral de hacer lo que sea por conseguirlas. Y claro, como en esta vida no hay nada “gratis” créeme, pues trabajas más horas para ver si te ascienden y te dan un poco más de dinero que te permita comprártelo y así hasta el infinito.

Y al final tienes un montón de cosas materiales que no te aportan nada espiritual y emocional, que al final es lo que llena tu existencia. Así que, hazme caso, a lo mejor un poco menos de dinero a cambio de un poco más de tiempo, hace que tu vida valga más la pena y además, te bajen las retenciones de Hacienda.